Fragrance

Fragrance

25/01/2016

Sylvie de France: Diseñando el frasco de perfume perfecto

¿Qué es lo que hace que el diseño de un frasco de perfume sea bueno? ¿Su forma? ¿Los materiales empleados? ¿O el hecho de que llegue a crear una nueva tendencia? La diseñadora de packaging Sylvie de France, que actualmente trabaja en la creación de una gama de frascos de perfume para Q-Line de Quadpack, explica cómo incorpora ese "je ne sais quoi" (no sé qué) que convierten sus diseños en algo tan especial.

¿Cuál es la clave para un frasco de perfume perfecto? ¿Hay una fórmula mágica?

Un frasco de perfume es un envase que realza su contenido: la fragancia.

También sirve para seducir y, para ello, debe llamar la atención y tentarte a descubrir la fragancia que hay en su interior. En su conjunto debería ser elegante, mágico y ergonómico.

¿Por dónde empiezas? ¿En qué te inspiras?

La inspiración viene de un universo específico y del mensaje que hay que comunicar. Si es para hombre o para mujer, clásico o moderno, sensual o mágico, más o menos fuerte, poético, de prestigio... Surge a raíz de un mundo de palabras que van tomando forma con líneas y un estilo distintivo. Si quieres expresar ternura y sensualidad, por ejemplo, la forma "lenguaje" será distinta al de una expresión de absoluto prestigio.

¿Cómo te aseguras de que un diseño se adaptará a la marca?

Es importante analizar las directrices de la marca, su historia y sus objetivos con el fin de mantener la consistencia en el estilo y universo que se han creado a su alrededor. La clave del éxito está en encontrar el equilibrio entre el ADN de la marca y la sorpresa de algo nuevo y original. Esta es la parte conceptual de la creación de un frasco, su caja y la historia que comunicarán. Lo que viene a continuación es el diseño en sí mismo, la búsqueda de la forma.

Diseñar un frasco también consiste en un intercambio entre la marca y sus representantes de marketing. Yo puedo diseñar el frasco más hermoso de todos, pero si el cliente considera que no encaja, tenemos que seguir buscando hasta que demos con esa coherencia entre el ADN y la historia que queremos contar.

¿El diseño a medida es siempre lo mejor en el sector de los perfumes?

Un diseño personalizado permite que la marca tenga un frasco único y, por lo tanto, la propiedad completa del modelo. No obstante, muchos de los éxitos en perfumería provienen de los frascos más estándares. En estos casos, el arte consiste en imprimir una seña de identidad a través de la personalización (decoración, colores, materiales, etc.) para hacer que el frasco pertenezca a la marca.

¿Por qué es importante el packaging secundario?

La caja es muy importante en perfumería. Protege el frasco, pero también comunica en la tienda los valores de la marca y la historia que quiere contar. En conjunto, la caja y el frasco trasmiten el mensaje y explican el perfume. No debemos olvidar que el objetivo es vender una fragancia, una esencia.

Entonces, ¿qué tendencia se sigue para los frascos de perfumes?

En la actualidad hay una tendencia e incluso un requisito entre marcas a tener un frasco atractivo tanto por fuera como por dentro. Esto explica que el foco de atención esté en el grosor del cristal para optimizar la belleza del interior del frasco.

¿Nos puedes contar algo sobre la nueva gama Q-Line que estás diseñando? ¿Qué podemos esperar?

La nueva gama Q-Line será elegante, atemporal y sobre todo se adaptará a mundos distintos. Debemos encontrar el punto perfecto entre estilo y personalización libre. Lo más importante para mí en un frasco de perfume es atraer al mayor número de consumidores y transmitir emoción. Mucha emoción, directa y positiva. En el sector de perfumes tenemos que soñar y por eso hablamos de amor, placer, belleza... Este es un lugar donde necesitamos soñar.

Los frascos de perfume Q-Line, exclusivos del catálogo de Quadpack, se lanzarán en 2016.