Make-up

Make-up

26/04/2016

Tendencias de packaging: cosmética para llevar

Las mujeres trabajadoras de hoy en día sufren una gran presión. Una mayor inseguridad, impulsada por la presión de las redes sociales, da forma a su acelerado ritmo de vida, lo que favorece la demanda de productos de belleza inteligentes capaces de permitir que los cosméticos habituales puedan aplicarse en cualquier momento y lugar. Los proveedores de packaging están respondiendo a ello con soluciones cada vez más innovadoras y ya se han sumado a esta tendencia al alza: la cosmética para llevar.

Portabilidad

La portabilidad es una de las características clave que definen esta tendencia. En maquillaje, las fórmulas se presentan en barra, mientras que los nuevos diseños aprovechan los productos tradicionalmente más "difíciles de aplicar", como las bases de maquillaje líquido, los polvos y el esmalte de uñas, para ofrecer soluciones elegantes y fáciles de llevar. Independientemente de la fórmula, el recipiente debe permanecer bien cerrado para evitar derrames en el bolso, por lo que los cierres herméticos tienen una elevada demanda.

Los atomizadores de pequeño tamaño son populares para los perfumes y caben perfectamente en un bolso, si bien los perfumes sólidos también muestran una demanda al alza gracias a su mayor portabilidad y conveniencia.

En cuanto al cuidado de la piel, el kit tradicional con los productos básicos de cuidado personal está evolucionando. En el pasado, éstos contenían pequeños recipientes de champú, acondicionador y loción corporal en una práctica bolsa de mano; actualmente hay nuevas variantes, como cremas de protección solar o productos spa, que van desde massmarket a premium. El packaging secundario empieza a desempeñar un papel más importante a medida que los neceseres se convierten en productos más sofisticados y modernos.

El tamaño sí importa

Los tamaños también están cambiando. Los recipientes en miniatura y los formatos de viaje siguen estando de moda, pero la nueva norma del mercado actual es el "tamaño adecuado". Más pequeño que un tamaño estándar, más grande que uno mini, estos nuevos formatos permiten que los productos sean más fáciles de llevar, pero además, cuentan con la capacidad suficiente para no agotarse después de ser usados un par de veces. La clave de esta tendencia es evitar el desperdicio. Dado que actualmente los productos de belleza presentan la fecha de límite de venta en sus etiquetas, es cada vez más evidente que, en ocasiones, los paquetes contienen más producto del que puede utilizarse antes de que la fórmula caduque. Los paquetes de tamaño medio, o con el tamaño adecuado, garantizan la seguridad, ahorran dinero y evitan desperdiciar producto, una combinación ganadora.

En perfumería también están surgiendo nuevos tamaños. Las marcas nicho están lanzando "kits de descubrimiento", que ofrecen de tres a cinco perfumes en frascos de tamaño medio de alrededor de 10ml. Éstos permiten a los consumidores probar una nueva gama sin tener que invertir en el tamaño estándar y sin el fastidio de agotar el producto rápidamente. Dicho esto, las miniaturas están protagonizando una suerte de renacimiento, especialmente las ediciones para coleccionistas o los formatos de las tiendas duty free.

Multifuncionalidad

La cosmética para llevar conlleva una aplicación de los productos fácil y conveniente. Los nuevos conceptos de packaging para maquillaje ofrecen soluciones multifuncionales, que permiten a las mujeres maquillarse o retocarse en cualquier lugar e incluso cambiar un look de la mañana por uno de noche fácilmente.

En un solo pack se combinan diferentes productos. Los packs que contienen dos o tres productos permiten a las mujeres llevar sus combinaciones favoritas de tonos de pintalabios y colorete o base de maquillaje y corrector. También empiezan a integrarse aplicadores en el pack, tales como brochas, esponjas o peines para las cejas. En el ámbito del cuidado de la piel, los dosificadores y los atomizadores se están empezando a presentar en tubos, por ejemplo, para una fácil aplicación en cualquier lugar.

El packaging está desempeñando un papel muy destacado en la tendencia de la cosmética para llevar y seguirá haciéndolo en el futuro. En los próximos meses, las fórmulas secas, los formatos monodosis, los dosificadores de maquillaje en miniatura y otros innovadores conceptos pasarán de ser ideas a comercializarse. ¡Ya no habrá excusas para no estar radiante, estés donde estés!