Skincare

Skincare

21/08/2015

El packaging de belleza apuesta por el medioambiente

Si pensamos en ecopackaging, lo primero que nos viene a la mente son las tres R. Reutilizar. Reciclar. Reducir. Los envases respetuosos con el medioambiente ayudan a ahorrar recursos, energía, dinero; y por supuesto ayudan al planeta. Para las marcas de productos de belleza, sin embargo, estas palabras invocan imágenes de frascos, tarros y tubos de mala calidad con una imagen de producto barato y poco efectivo.

Hoy más que nunca esta idea no puede estar más lejos de la realidad. Actualmente, la imagen y el funcionamiento de los envases sostenibles pueden ser tan positivos como los de conceptos desarrollados sin tener en cuenta el planeta, además de ir a la par de una creciente conciencia colectiva sobre el tema.

Las credenciales ecológicas de una marca son cada vez más importantes en la decisión de compra. Entonces, ¿cómo pueden las empresas de productos de belleza garantizar que los envases ecológicos están a la altura de la estética de sus marcas?

Reutilizar

En el sector de la cosmética, se han hecho algunos intentos hacia conceptos reutilizables. Tiendas como Equivalenza en España han tenido éxito al ofrecer fragancias propias en frascos reutilizables (30, 50 y 100 ml con una escala de precios descendente). Obviamente, este tipo de reutilización tiene pocas posibilidades en el sector del lujo que, como parte de su naturaleza, adora la exclusividad y detesta la venta al por mayor.

Por otra parte, la reutilización tiene mucho potencial en todos los casos en los que un envase pueda continuar su vida útil desempeñando un papel diferente. Los Kilner Jar en PET que se utilizan para las cremas exfoliantes o sales de baño se pueden reutilizar para guardar bisutería. Una caja de perfume de madera se puede reutilizar como un joyero. El gran beneficio para las empresas de productos de belleza es que la visibilidad de la marca aumenta por extensión de uso.

Reciclar

El packaging hecho con materiales reciclados es común hoy en día. En el sector de la cosmética, los materiales naturales están de moda. El vidrio, el aluminio, el cartón y, más recientemente, la madera se han ido incorporando a conceptos de packaging sofisticados.

Plásticos como PP, PET y HDPE pueden reciclarse, cada uno con propiedades diferentes. El polipropileno es conocido por su excelente compatibilidad con las fórmulas cosméticas. Su precio relativamente bajo hace que sea una buena opción para fórmulas OTC de tipo masstige. El PET es un plástico que sirve para todo tipo de packaging que requiera cierta flexibilidad. Puede ser completamente transparente para lograr una apariencia como la del cristal sin el riesgo de romperse. Usualmente utilizado para detergentes, el polietileno de alta densidad (HDPE) es más apropiado para fórmulas agresivas como el quitaesmalte.

Para ir un paso más allá, los plásticos reciclados se pueden incluir en un envase de plástico desde el principio. La gama de Quadpack incluye productos que permiten a las marcas de cosméticos elegir el porcentaje de contenido reciclado que desean utilizar. El Eco foamer de la gama Q-Line de Quadpack, por ejemplo, puede contener un 50% o un 100% de PET reciclado, mejorado con el excepcional rendimiento de una bomba foamer del fabricante coreano Apollo.

El PET reciclado utilizado para el packaging de productos de belleza suele venir de botellas de agua usadas. El proceso de reciclaje produce una coloración amarillenta en el material por lo que, cuanto mayor es la cantidad de material reciclado, más pronunciado es este efecto. Sin embargo, a través del proceso de igualación de color Quadpack logra que esta coloración sea imperceptible.

El vidrio se ha consagrado como material ecológico. Ha sido popular durante todas las épocas y sus propiedades hacen que sea perfecto para la perfumería y los productos cosméticos. Desde el punto de vista estético, su imagen, textura y peso añaden personalidad a un envase. Es resistente a casi todas las fórmulas sin problemas de compatibilidad. En cuanto al medioambiente, es un material totalmente natural y reciclable, y por supuesto, los envases de vidrio se suelen reutilizar.

La madera merece mención especial por ser el único material 100 % renovable. Siempre que provenga de bosques sostenibles, la madera se convierte en un recurso ilimitado. La fábrica de madera de Technotraf Wood Packaging (en la División de Producción de Quadpack en Torelló) ha obtenido la certificación PEFC. El programa PEFC realiza el seguimiento de la madera desde su origen hasta el producto final.

La madera tiene una textura agradable al tacto que le ha dado popularidad en perfumería, no solo para tapas, sino también para botellas y cajas de perfumes. Le añade algo especial a un envase, le da un poco de naturaleza, con una veta propia, única en el mundo. Ofrece una experiencia sensorial que se puede tocar y sentir y que satisface a un nivel muy básico.

Reducir

La tercera R está comenzando a afianzarse en el sector de belleza, especialmente en la categoría de cuidado corporal. Una vez más, son las marcas de masstige y de consumo masivo las que más pueden beneficiarse de la reducción de costos al reducir material. El efecto que esto tiene en el medioambiente es tremendamente positivo.

Una vez más, Quadpack incorpora de forma consciente a su gama de productos con un contenido reducido de material sin afectar la estética. El nuevo envase de 50ml Acrylic Jar de la gama Q-Line ofrece un envase con una imagen premium pero con paredes más finas (6,5mm en vez de 10mm). Su imagen y rendimiento son idénticos a los de un tarro de alta gama, pero con un menor precio e impacto ambiental.

Por supuesto, una excelente alternativa para reducir el packaging es dividir el envase en un envase externo y otro interno que contenga la fórmula. Esta debería ser la cuarta R: Rellenar. Los conceptos de rellenado reducen de manera efectiva el material utilizado en la producción de envases y embalajes. Y es aquí donde la industria de los productos de belleza ha visto un progreso real en todos los segmentos del mercado.

Para demostrarlo, la gama de Quadpack tiene una gran cantidad de envases rellenables para cuidado de la piel y perfumería. Yonwoo's Ampoule Program y 10ml Syringe son dos conceptos de rellenado que protegen la fórmula con una tecnología patentada airless. Technotraf está preparando una línea de pulverizadores rellenables de viaje con componentes fácilmente desmontables para facilitar el reciclaje. Y la lista continúa.

Procesos sostenibles

Reutilizar. Reciclar. Reducir. Durante el desarrollo de un producto existen innumerables oportunidades para reducir su huella ecológica. Encontrar el equilibrio entre los requisitos estéticos y la sostenibilidad medioambiental es algo que cada marca debe determinar. Un buen socio de packaging le ayudará a ver las opciones teniendo en cuenta que estas van más allá del propio packaging.

Además de las tres R, las empresas de productos de belleza pueden decidir trabajar con socios de packaging que demuestren tener procesos sostenibles. Después de todo, la forma en que una empresa hace negocios también tiene un impacto sobre el medioambiente. Pongamos a Technotraf como ejemplo: su certificación PEFC le permite probar la sostenibilidad de sus materias primas desde el bosque hasta el producto final. Además, Technotraf recicla el 100% de los materiales de desecho en su fábrica. Todos los subproductos se reutilizan para fabricar lecho para animales, aglomerado y combustible.

Cada vez más, las multinacionales solicitan auditorias éticas y medioambientales a sus proveedores en el momento de seleccionarlos. A su vez, ellos se ven motivados por la demanda de los consumidores de productos más ecológicos y prácticas más justas y sostenibles. Poco a poco, la industria de los productos de belleza se está convirtiendo en un mercado donde las necesidades medioambientales y los objetivos comerciales convergen. Y esto es una buena noticia para todos, incluido el planeta.

Type image Type video Logo linkedin Logo instagram Go to