Skincare

Skincare

16/11/2015

Terapeutas de belleza usan la Espátula Zamak de Q-Line para los tratamientos lifting de Skeyndor

Los usuarios de más de 10.000 spas y centros de belleza de toda España están siendo mimados con el masaje de lifting facial Power Hyaluronic de Skeyndor. Lo que hace especial este tratamiento es su programa de cuatro fases y el uso de la espátula Zamak de la gama Q-Line, de Quadpack.

Este programa mejora el contorno de los ojos reduciendo el estrés, mediante un drenaje corrector y linfático, y un tratamiento de pestañas, para lograr un aspecto radiante y rejuvenecido.

La espátula Zamak se emplea para masajear esta zona delicada sin arrastrar la piel, lo que alivia la tensión, activa la circulación y aplica la fórmula en zonas de arrugas profundas para un efecto óptimo.

El lado plano de la espátula se emplea para suavizar las arrugas y masajear la fórmula en la piel, ofreciendo un efecto lifting notable. El lado ovalado de la espátula se usa para aplicar el gel fortificador de Skeyndor sobre las pestañas con movimientos circulares, lo que favorece su absorción.

"La espátula Zamak produce resultados reales", comenta María Flor Ramírez, Brand Manager de Skeyndor. "Nosotros escogimos con mucho cuidado este aplicador por el valor diferencial que ofrece en nuestro mercado. La zona alrededor de los ojos es pequeña y delicada y debe tratarse con cuidado para evitar daños. Gracias a la espátula, los esteticistas pueden moldear, drenar y masajear la zona con mucha mayor delicadeza y precisión. Y además aporta un efecto frío inmediato, que es una sensación placentera para el consumidor".