23/03/2021

Empoderando jóvenes para cambiar el futuro

Socia de Quadpack Foundation, la organización catalana Fundació Impulsa conecta a empresas y estudiantes para ayudar a mejorar sus oportunidades

Fundada por un grupo de empresarios de la comarca de Osona en Cataluña, España, Fundació Impulsa es una organización joven que ayuda a estudiantes socialmente vulnerables a acceder a mejores oportunidades educativas y profesionales. Gracias al compromiso de empresas asociadas y mentores voluntarios que han inspirado y apoyado a más de 230 estudiantes, la Fundación ahora se está expandiendo a nuevas regiones y lanzando nuevos proyectos, impactando positivamente en las vidas de los jóvenes y sus comunidades. Entrevistamos al equipo de la Fundació Impulsa sobre el alcance y la importancia de sus proyectos.

Cuéntanos un poco de la historia y el propósito de la Fundació Impulsa.

La Fundación nace en 2015 como un proyecto social dedicado a jóvenes de ESO, que por dificultades sociales y económicas no acceden a estudios superiores. Desde entonces, hemos apoyado 233 jóvenes para darles igualdad de oportunidad a través de un acompañamiento profesional y humano, que se hace con la figura del mentor, una de las piezas fundamentales de nuestro proyecto. El mentor desarrolla una relación con este joven: hacen paseos, van a la biblioteca, y durante estos encuentros hablan de temas vinculados a estudios, como organizarse, alguna dificultad con asignaturas. El mentor también puede acompañarlos a alguna empresa que conoce para hacer prácticas. Es una persona de confianza que aporta experiencia.

¿Por qué es importante el trabajo que hacéis desde la Fundació Impulsa?

La importancia es sobre todo el valor y el impacto social que este trabajo genera. Muchos de estos jóvenes potencialmente no hubieran estudiado más allá de la ESO porque sus posibilidades son más bajas debido a su situación de vulnerabilidad social y económica. En Cataluña, la tasa de finalización de los ciclos de Formación Profesional ronda el 50%, mientras que un 90% de los nuestros jóvenes logran hacerlo. Como mínimo, acaban su paso por la fundación con un grado medio y casi el 50% con título de grado superior, y con una inserción laboral que alcanza el 80%.

¿Hay alguna historia personal que os ha tocado especialmente?

Hay muchas, pero una historia reciente está relacionada con el periodo de pandemia, que ha comprometido la motivación de muchos jóvenes. Al final del curso pasado, en pleno confinamiento, uno de nuestros mentores nos alertó sobre un joven que ya no seguía las clases online, que se había desvinculado de los estudios en su centro educativo. El joven tenía acceso a medios tecnológicos que la Fundación Impulsa le ofrece, pero perdió la motivación. El hecho de que el mentor estuviera ahí, que se diera cuenta y que pudiésemos intervenir de manera rápida nos ayudó a revertir la situación. Estábamos convencidos de que, en aquel momento, había un riesgo muy grande de que abandonase los estudios, pero lo pudimos recuperar y terminó el curso con buenos resultados.

¿Cuál ha sido el efecto de la pandemia en las actividades?

La pandemia supuso un reto muy grande para la Fundación y para los jóvenes. Lo primero fue la adaptación al formato online. Muchos de nuestros proyectos tienen un elemento presencial importante, y de golpe tuvieron que dejar la parte práctica. Nuestras actividades se trasladaron a un formato online, y los contactos con los mentores, que siempre habían sido presenciales, pasaron a ser online.

¿Cuáles son los nuevos proyectos de la Fundación Impulsa?

Hemos entrado en territorios nuevos. Actualmente la Fundación Impulsa actúa en Osona, Garrotxa, Berguedà y Moianès, y el próximo curso (2021-2022) empezamos en Sabadell, Terrassa y Baix Empordà. También estamos lanzando el programa Impulsa Oportunidades, que tiene como principal objetivo la formación y el aprendizaje laboral de los jóvenes. Se ofrece a las empresas que se impliquen en este proyecto social contratando y formando a nuestros jóvenes durante algunos meses para que aprendan a trabajar y tengan conocimientos técnicos y de actitud en el trabajo. Es un proyecto de formación profesional y tutoría muy potente para los alumnos, para que puedan tener diferentes experiencias y posicionarse de manera ventajosa en el mercado laboral.

¿Qué os ha aportado Quadpack en los últimos años?

Quadpack Foundation, además de la parte económica que es esencial, nos ha dado confianza y credibilidad, nos ha ayudado a sentirnos más fuertes. Nosotros somos una entidad joven, y el apoyo de una empresa como Quadpack, con el tamaño que tiene, nos da confianza para creer que estamos haciendo las cosas bien.